Bien Amado Arcángel Rafael, hoy acudo a ti con la seguridad de sentir el poder de tu Magnifico Rayo Verde lumínico de la fe de vida, hoy que esta situación me hace débil y que me impide evolucionar física y psíquicamente. Has que la Poderosa Luz de tu Magnifico Rayo verde sanador se introduzca en cada átomo y molécula de mi ser para corregir_______________y así disolver por siempre el desequilibrio que lo produjo, porque ya he aprendido la lección que armónicamente le corresponde. Concédeme la instalación sanadora y definitiva que me confiere el Orden Divino de la Evolución Universal.
Sea aquí hoy, mañana y siempre. Amen.

(Dar una palmada para sellar el decreto de la oración)